Cuzco


Cuzco, La Capital Arqueológica de América fue la ciudad principal del Imperio del Tahuantinsuyo, siendo considerada por los Incas como el “Ombligo del Mundo”. Hoy es el primer centro turístico del Perú y ha sido proclamada por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Todo en Cuzco es belleza, porque encierra toda la historia del Perú legendario, desde su fundación hasta la retirada de los conquistadores españoles. En los alrededores se hallan importantes monumentos arqueológicos como la Fortaleza de Sacsayhuaman, Kenko, los Baños de TamboMachay, los andenes de Pisac, la Fortaleza de Ollantaytambo y las incomparables edificaciones de MachuPicchu, en la margen del Río Urubamba, que fue descubierta en 1911 por Hiram Bingham, conocida hoy como la “Capital de América” o “Ciudad Eterna”.
La gran cantidad de museos e iglesias han hecho del Cuzco el centro turístico más importante del Perú. Los “Caminos del Inca”, que fueron utilizados por los antiguos peruanos para llegar a la Ciudadela de MachuPicchu, ofrecen la posibilidad de encontrarnos con innumerables construcciones incaicas que, combinadas con la naturaleza, dan un a visión integral de la grandiosidad e importancia que tuvo Machu Picchu.
Todas las zonas del Cusco y, principalmente, el área que corresponde al Valle Sagrado de los Incas, ofrecen lugares ideales para la práctica de deportes. La diversidad de microclimas y de pisos ecológicos hacen de esta región un auténtico paraíso para la práctica de actividades de aventura. La excelente combinación de los factores culturales, como alternar con una población amigable, observar constantemente diversos trajes típicos de gran colorido y visitar restos arqueológicos estratégicamente ubicados, hacen de Cusco una zona donde el aventurero llega a experimentar la sensación de haber sido transportado en el tiempo y ser un auténtico descubridor de secretos milenarios Machu Picchu.
El más importante de todos por su repercusión mundial. Para muchos es la octava maravilla del mundo y demuestra la sabiduría de una cultura que logró edificar una ciudadela a base de piedras gigantescas en un lugar difícil de acceder y perfectamente encajadas unas a otras. Hasta ahora llama la atención de dónde y cómo se trasladaron esas moles pétreas, ya que no hay indicios de canteras en muchos kilómetros a la redonda, sobre todo porque los incas desconocían el uso de la rueda. Hace poco fue escojida como una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo.
Se encuentra dentro del Santuario Histórico Nacional de Machu Picchu, a unos 100 kilómetros al noroeste del Cusco, en la provincia de Urubamba, en la cresta del cerro Machu Picchu ubicado en las laderas orientales de los Andes que dan hacia la cuenca del Amazonas. El Santuario cubre una extensión de 32,592 hectáreas, cortadas por el valle del río Urubamba, que baja desde las cumbres nevadas de los Andes por encima de los 6,000 m.s.n.m. En esta parte baja de la cordillera, el valle es caudaloso y corre encañonado, cortando el macizo andino, lo que genera una formación topográfica de gran impacto visual.
Dentro del Santuario, y unidos a través de una sofisticada red de caminos empedrados, existen otros antiguos poblados menores así como edificios aislados que servían para alojar a los caminantes, puestos de control y tal vez los más impresionantes centros productivos conformados por terrazas agrícolas (andenes) y complejos sistemas de riego.