Valle del Colca


Durante casi dos siglos no se supo nada de este rincón de la altura. Aparecía en los mapas, pero todos lo ignoraban. ¿Quién podía imaginar, entonces, las maravillas ocultas en ese punto remoto del mapa del Peru?. Pero un día todo cambió. Un par de hombres osados y aventureros sobrevolaron la zona y quedaron absortos ante el mágico paisaje que se revelaba ante sus ojos. El Cañón y el Valle del Colca, a 165 kilómetros de Arequipa (2350 m.s.n.m.), eran al fin redescubiertos. El paisaje que se revelaba bajo sus ojos era espectacular: hermosos nevados, muchos de ellos volcanes dormidos como el Coropuna (6425 metros) o el Ampato (6310 metros); un imponente cañón de peligrosa belleza y cimbreante recorrido (casi 100 kilómetros); y admirables terrazas cultivables de origen pre- inca.
El Valle del Colca ubicado en la provincia de Caylloma a a 4 horas al noreste de Arequipa. El tiempo mínimo recomendable para la visita a este atractivo es de 2 o 3 días. El viaje hacia el cañón es sumamente interesante, no sólo por el bello paisaje sino también por que presenta evidencias del dominio agrícola de la zona por los antiguos peruanos, gran cantidad de andenes. Es el lugar perfecto para conocer la vida del hombre andino a través de 16 pueblos principalmente collaguas, de origen Tiahuanaco (cultura prehispánica del altiplano) y cabanas, de raíces quechuas; pueblos como Chivay, Coporaque, Lari, Cabanaconde, Yanque, Achoma, Maca Pinchoyo, Chumpa, etc.
El cañón tiene más de 100 kms de largo y su profundización se inicia varios kms después de Chivay, llegando el punto más profundo a 3,400 mts. El mejor lugar de observación se encuentra a 3,800 m.s.n.m. La zona del Colca es ideal para la práctica de turismo de aventura. Se puede en el colca observar el vuelo del majestuoso Cóndor. Siempre el Cóndor a sido catalogado por los Incas como una representación de espíritus, así que cuando uno los ve, es como ver el espíritu perdido de los Incas, es un ave sagrada porque vuela hasta los cielos, sobrepasando la punta más alta de los Andes sobre 7000 metros altura, pareciera que ella va hasta los dioses.
La ruta hacia el Valle del Colca atraviesa Pampa Cañahua, una reserva natural, hogar de gráciles Vicuñas (Vicugna vicugna), las que podrán ser vistas en su recorrido hacia Chivay, uno de los pueblos del Valle. La mejor época para visitar el Cañón del Colca y su valle es entre los meses de mayo y octubre, ya que las aguas del Río Colca se hacen más navegables, convirtiéndose en un paraíso para los amantes del canotaje. Para llegar hasta el nivel del río deberá descender desde el distrito de Cabanaconde (ya sea desde Pampa San Miguel, el Mirador de Tapay o por la ruta de Sangalle). Una vez allí, si posee la experiencia necesaria, aventúrese a las partes alta y media del río (con corrientes de grado II a IV), aptas para la práctica del kayaking.